dimarts, 2 de novembre de 2010

ATHENAZE: problemas y soluciones

Como ya he dicho por ahí, la cuestión del método está hoy más viva que nunca, habida cuenta del evidente fracaso del sistema tradicional. Cada vez más profesores demandan y crean materiales adaptados a las nuevas realidades sociales, conscientes de que la competencia lingüística, y no el conocimiento pasivo de la teoría gramatical, constituye el único objetivo posible de una didáctica que devuelva a nuestros estudios clásicos su utilidad tan largamente cuestionada. Y esto difícilmente se puede hacer a través de antologías de textos literarios clásicos.

Entre los manuales más recientes del griego antiguo que permiten un enfoque metodológico activo está Athenaze. Es básicamente un método de lectura. Presenta una serie de textos no originales con una  trama que consigue mantener el interés del alumnado. Los que hemos puesto en práctica este manual hemos comprobado una notable mejoría en los resultados de los alumn@s, que logran interiorizar mejor las estructuras básicas de la lengua griega.

No se trata, sin embargo, de un método “inductivo-contextual”, al modo del excelente LLPSI. Entre sus inconvenientes está precisamente el excesivo vocabulario no funcional. Para facilitar la comprensión de los textos se ofrece en cada lección un listado con el vocabulario ya traducido. La versión italiana, a diferencia de la española en Oxford, incluye más textos que permiten asimilar mejor por repetición el vocabulario y las nociones gramaticales, además de acompañar los textos con ilustraciones que  facilitan la deducción del significado de determinadas palabras. En ambos casos hay resúmenes gramaticales, no en griego, sino en la lengua vernácula del estudiante, si bien cabe destacar que son los textos los que condicionan la gramática y no al revés.

Veamos las diferencias que presentan ambos manuales, fijándonos por ejemplo en el capítulo II de cada uno, y demos también algunos remedios a continuación:

En el LLPSI el número total de palabras nuevas es de 35, incluidos los términos de la explicación gramatical final. Todos ellos reaparecen constantemente. En el correspondiente capítulo segundo de Athenaze son 55; la mayoría no vuelve a aparecer en lo sucesivo.

En el LLPSI practicamos la distinción de género en declinaciones 1ª y 2ª (Nominativo sing. masculino, femenino y neutro) y el caso genitivo correspondiente en singular y plural. En el capítulo de Jancías por el contrario se hace incapié en múltiples aspectos gramaticales, a saber:
  • tres primeras personas del singular del presente indicat., incluidos verbos contractos en épsilon y el irregular εἰμί.
  • el imperativo de presente de los mismos tipos verbales, incluida la forma negativa (la versión italiana hace incapié en los cambios acentuales correspondientes).
  • el paradigma del singular de la 2ª declinación, masculinos y neutros. Las principales funciones de los casos oblicuos que se utilizan son de complemento circunstancial.
  • contractos de la 2ª: τὸν βοῦν, ὦ βόες, τοὺς βοῦς
  • preposiciones: εἰς, ὑπό + dativo (+ τῷ δενδρῳ, τῷ ἡλίῳ) y un único ejemplo de uso con acusativo neutro (τὸ ζυγόν). Una vez μετά + acusat.
  • partículas μέν, δέ
    Junto a este cúmulo de nociones, hay toda una serie de elementos que disturban (no cabe sino ir traduciendo y esperar que más adelante los alumnos hagan las asociaciones pertinentes!):
  • femeninos de la 1ª: en ambas versiones ἡ Δήμητρα (aparece en vocativo y acusativo); en la italiana ἡ σκιά (un acusativo sing.), μεσεμβρία (un acusativo).
  • femenino de la 2ª: en versión italiana ἡ ῥάβδος (un acusativo sing.)
  • masculinos de la 1ª: δεσπότης (nom. y vocativo), Ξανθίας (nom. voc. acus.)
  • masculino de la 3ª: Δικαιόπολις (nom.)
  • únicas formas de Imperativo 2ª pl.: ἕλκετε, ἀροτρεύετε, σπεύδετε
  • verbos compuestos: aparecen primero ἐκβαίνω y εἰσάγω y después los simples correspondientes βαίνω (también εἰσβαίνω) y ἄγω.
  • régimen verbal: uso frecuente de βλέπει πρὸς τὸν δοῦλον, al lado de (versión italiana, l. 102) βλέπει τὸν δοῦλον.
  • obstáculos léxicos insalvables por el contexto, si no le ponemos imaginación y mímica: εἰ μή, συλλάμβανε, ἵλεως, κατάρατε, ἤδη ...
Todo esto evidencia la necesidad de trabajar de forma diversa  a la que se presta el LLPSI.  Afortunadamente, los defectos arriba mencionados se suplen con la variedad de ejercicios de refuerzo que existen disponibles en red: ejercicios autocorregibles de gramática y vocabulario, de comprensión lectora y auditiva, así como actividades de composición oral y escrita. Entre las páginas en español destacan los Ejercicios de griego en Hot Potatoes para Athenaze, traducción de A. L. Gallego de la web oficial, los ejercicios en Quia preparados por M. Garrido y este que escribe, la colección de recursos Ariadna para Athenaze, traducidos por Ángel L. Gallego, el blog Athenaze, de los compañeros de culturaclasica.com, y la wiki colaborativa Athenaze.

Dejo aquí un par de ejemplos de estos materiales, que utilizaré estos días con mis alumnos para repasar precisamente el capítulo II, y que me sirven para practicar oralmente:
  • una presentación con preguntas de comprensión textual
Athenaze II: método Rassias

3 comentaris:

maria jesus ha dit...

Hola, escribo desde Madrid. Consulto a de vez en cuando tu blog y me encanta el trabajo que haces, no sé de dónde sacas el tiempo. Tanto este ejercicio como la presentación anterior me vienen de perlas para el trabajo que estamos haciendo ahora en clase. Ya te diré cómo ha funcionado con los alumnos.
Gracias por todo este material.

santi ha dit...

Gracias a ti por el comentario, María Jesús. Ya me contarás cómo te van las clases.
Saludos desde Alcoi.

Anònim ha dit...

Excuse me ,you all,can i ask you if someone has the pdf version of the italian edition?

I 've seen a video on youtube where the teacher used a pdf version of the text.

I prefer this way(i print on my self)than the original book.